Dominio Fournier

Esta familia de vino recoge la esencia de un terreno muy particular en el que el meandro del Duero rodea las viñas para producir una auténtica joya de la Ribera del Duero. Con este énfasis en su delicadeza y exquisitez, el diseño rinde tributo al lugar y a los antiguos oficios orfebres, construyendo con su etiqueta una pequeña joya decorativa que rodea la botella.

La bodega cree en los oficios antiguos, en el trabajo con las manos, en el detallismo infinito. Inspirado en las piezas de orfebrería el paisaje se construye con pequeños volúmenes y metales, para simular una joya clásica que rodea la botella.

Encontrar el equilibrio entre singular y comercial, así como crear un producto atemporal, eran los principales objetivos del ejercicio de branding y diseño. La producción de la etiqueta, cuyo principal punto era el tema de los relieves y pequeños stamping ha supuesto un reto en producción para lograr el efecto deseado en cada una de las etiquetas.